Mis abuelos I

Estándar

Tras subir hace unas semanas fotos de mis abuelos paternos a Facebook, fruto primero de haber realizado dichas fotos con mi móvil a petición de una compañera mía de la oficina -contabamos quienes eran nuestras abuelas, sus historias, aventuras, desafios en su época- he decidido escribir un post sobre ellos.

Empecemos por mi abuelo materno. El que nunca conocí. Solo puedo decir -según me han contado- que se parecía mucho a mi madre en todo: sobre todo en los ámbitos de la estética, el amor a la vida, y a la vida generosa!

Desgraciadamente, circunstancias de la época, ella (mi madre) le conoció tardíamente. Se parecían en que a los dos les gustaba viajar, conocer gente, beber champán, los muebles bonitos, los restaurantes caros y fue como ella, diseñador de moda. Cuando estuvo casado con mi abuela le regalaba la tienda entera de flores cuando ella decía “qué bonito ramo tiene aqui”, regalaba un secretaire Louis XV cuando un amigo le decía “pero qué bonito es”, pagaba champagne a todo una mesa cuando una sola mujer lo deseaba…Sé algo más de él: fue el brazo derecho de Jacques Fath, fue adoptado por un conde (de Fonremis), vivió la época de los palacetes en Paris. Murió cuando ni yo había nacido; con una úlcera, con deudas y totalmente solo. Mi primo pequeño es -al parecer- quién más se parece a él aunque evidentemente algunas cosas suyas están en mi sangre sin lugar a duda! 🙂

Se llamaba Robert.

Se casó con Lucienne. Nombre que casí le pongo a mi hija en catellano “Luciana”. Y fue MI abuela. y yo fuí SU nieta. La primera de sus cuatro nietos y la única chica. Tuvo una vida muy rara. Nació en 1912, hoy tendría 101 años. Perdió a su padre Lucien en la Guerra de 14-18, un mes antes de que acabara la guerra y tras su perdida convivió con una madre muy estricta (con pelo muy largo tan oscuro que decían que tenía origen español) y fue educada en la burguesía parisina perfecta. Se casó tarde, con 27 años para la epóca con el “loco” de mi abuelo. Divorció, también algo raro en la época, corrió en Le Mans y se volvió a casar con un hombre que no quiso hijos en su casa…Mi madre y mi tío tuvieron que marcharse a vivir con mi bisabuela…Sin comentarios. La visité muy a menudo durante mi estancia en París: hasta los 5 años (fecha en la que me marché a Madrid) y luego estudiando en la universidad. De pequeña me escribió un libro de cuentos que intento transmitir a mis niños. De mayor quedabamos en su pisito de París  o en su casa de las afueras y jugábamos a las cartas, me contaba su vida, bebíamos champagne….(hay otro post anterior sobre lo que hacíamos en dicha casa de campo).

2013-12-11_23-05-18_15Era una mujer alta con pechos pequeños, se decía que miraba a la gente de manera altiva (me suena).

Murío habiendo conocido a mi Violeta pero se quedó con las ganas de mi Mario.  Me despedí de ella en marzo 2006, 3 meses antes de que naciera él. Cuando me marché, en el ascensor de su residencia,  sabía que no la volvería a ver y me puse a llorar, casi tanto como 2 meses después, cuando se fue de verás. Estaba tan embarazada que no pude ni volar a París para asisitir a su funeral.

Se llamaba Lucienne y la tengo en mi salón junto a mi madre, yo y Violeta, las 4 generaciones. En blanco y negro, fotos de mi hermano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s