Archivo de la etiqueta: Torremolinos; Tanger; Marruecos; París; République; Simone; Onorato; fingers; gominolas; Ronda; Francia; abuelas; entierro; Eritrea; cocodrilo

Mis abuelos II

Estándar

De mis otros abuelos tengo que empezar contando que se pasaron la vida peleandose pero la vida juntos y que cuando se murió mi abuela, mi abuelo dejó de disfrutar de la vida.

Gran italiano, decidió seguir fumando, ya que ya no estaba ella para machacarle. Decidió también seguir comiendo pasta (300g spaguetti cada noche) por la misma razón…se fue con 76 años.

Ella se fue cuando yo era más pequeña. Me acuerdo, estábamos en Torremolinos cuando ocurrió.

Fue mi primer entierro, mi primera visión de un muerto, en este caso una muerta, mi abuela, toda guapa y de negro.

Ella era muy particular, la gente dice que me parezco a ello en el carácter y en su amor al champagne! Aunque todo hay que decirlo, mis dos abuelas adoraban este manjar de los dioses…me viene una herencia por ambas partes 🙂

Cuando era pequeña y no comía, me atiborraba de galletas fingers y de gominolas;  aunque -menos mal por temas alimentarios claro- no la veía mucho. Yo solo tenía 9 años cuando se murió.

Se llamaba Simone y era del norte de Francia.

Simone hizo muchas cosas en su vida: se casó con 18 para ser independiente (antes la mayoría era a los 21), tuvo una hija y se divorció! (como mi otra abuela…).

Montó un bar en la Place de la République en París donde iba con su Harley Davidson y su metro cincuenta; tenía hasta una pistola en la caja registradora.

Era de una gran hermosura, hasta posó para irse a Hollywood! Tenía la piel super suave…aún recuerdo el olor a polvos que tenía al besarla. Polvos que yo le cogía en su tocador y me echaba por todas partes!!!

Vivió en Marruecos, en varias ciudades con mi padre y ahí montó el Claridge, en Tanger. Era un piano-bar donde iba la gente de moda de la época, artistas y actores que residían en este país por temporadas. Visité el Claridge dos veces, en el 96 y el año pasado. Sigue ahí pero esta última década ha perdido todo su esplendor …pero me hice ahí la foto de rigor.

Al ver que las cosas iban a ir a peor en Marruecos, mi abuela decidió que ya era hora de volver a Francia perdiendo todo lo que tenían. La única manera fue gracias a un impresionante Stubaker, coche que le cedió, vendió (ya no recuerdo) una gran actriz americana de la época.

Le gustaba España y sobre todo Ronda donde estuvo un tiempo viviendo.

Pero cuando nos vinimos a vivir a Madrid, creo que solo vino una vez.

Sin embargo mi abuelo (que se llamaba) Onorato vino varias veces.

Onorato era italiano, de ahí mi apellido Tensi. Tenía un pelo blanco perfecto super suave y una tripa muy agradable tipo Obelix.

Era hombre y por consiguiente muy machista dándole todas las ventajas y permisividades siempre a mi hermano; aún así conservo un recuerdo muy muy tierno de él.

Nos contaba siempre la misma historia: cuando mató sin querer? sin saberlo? un cocodrilo durante su servicio militar en Eritrea, antiguamente italiana. Hoy en día, mi hermano tiene  la piel del famoso cocodrilo. Soy anti pieles, pero ésta es particular.

Onorato, como buen italiano, vendía hornos para pizzas, sifones y artículos para gelaterias…. Cada vez que venía a Madrid, hacíamos un tour por las pizzerías donde había vendido tipo da Nicola (bajos Orense) y por el maravilloso San Oliveri en la Castellana. ¡Cuántos helados de avellana y de limón habré comido en esta famosa heladería!

Ahí charlaba con sus compadres italianos y le bastaba para ser feliz.

Ninguno de los dos me vio hacerme adulta, casarme ni tener hijos…pero siguen ahí en mi cabecita.

Son mis otros abuelos.

999572_10151833008784612_372508986_n

1014195_10151833721414612_1786141489_n

Anuncios