Archivo del sitio

La mente nos miente

Imagen

Es difícil cambiar las costumbres que tenemos desde hace años.

Es difícil imaginar que las cosas serán diferentes y no serán siempre así.

Es difícil mover la mente hacía otros lares, es difícil pero ¡¡¡¡cuan bueno, positivo, emocionante es a la vez!!!!

¿Cómo es que nuestra cabeza nos bloquea tanto y nos ata al pasado con tanta fuerza que nos cuesta volar hacía otros mares?

¿O será el miedo a ahogarse que nos clava los pies en la tierra ya asquerosa de tanto pisotearla en el mismo sitio?

La mente nos miente y mientras tanto sube el cortisol ….:(

pensante

Anuncios

Tumbada en mi tumbona recordé…

Imagen

Ayer, con una música de fondo bajita de Rameau y luego Telemann, tumbada en mi tumbona maxi comoda para poner mi espalda dolorida al sol, con un libro en la mano, no sé como me acordé de la casa de mi abuela, en las afueras de París. Me acordé sobre todo de los días que estuvimos allí una amiga mía de la facultad, Isabelle, la “belle Isabelle”, y yo revisando los examenes de principios de junio de Derecho. Allá por 1994…

Pasamos varios días con mi maravillosa abuela que nos hacía desayunos maravillosos con tostaditas de pan envejecido, crujientes y mantequillosas, ensaladas jugosísimas de tomates sin piel, ensaldas de de pepinos con nata y cebollino fresco que le cortaba en el último momento en el borde izquierdo de las escaleras que daban el jardín. Degustando oportos con ella (su gran pasión) antes de cada comida. Tomando café (su otra gran pasión) debajo de la sombra del enorme manzano que había en medio del jardin. Jugando a las cartas con ella antes de su siesta diaria…

Estudiar, estudiábamos poco. Para no estresarnos demasiado en este farniente, nos imponíamos reglas de conducta básicas 🙂  y nos hacíamos de vez en cuando algunas preguntas aleatorias de los temarios a revisar pero aprovechamos estos momentos, que vislumbro hoy con dulzura y relax, para jugar al cricket en el jardín, tomar el sol, contarnos nuestros chicos y pasearnos con mucha dificultad y amplias risas en tandem en los bosques de la Seine et Marne. El viejo tandem de familia…¿seguirá existiendo?

Y sobre todo, y ese fue el recuerdo más vivaz que tuve ayer: ver y vivir en directo en el suelo del jardin sobre una colchoneta de cojines del salon previamente organizados los partidos de Rolland Garros, con la pantalla de la tele movida hacia fuera.

A veces se reflejaba el sol en ella pero que momentos…: Arantza Sánchez-Vicario – Mary Pierce; Sergi Bruguera – Alberto Berasategui…qué finales!!!!

Esta mañana abrí mis albumes de fotos, y encontré la foto del tandem. Aquí la tenéis. Hecha con BB, no es excelente pero me ha dado una ilu encontrarla!